Me llamo Diego, tengo 24 años, soy administrador de futubandera.cl. Tengo una pequeña obsesión con las fotos antiguas y en blanco y negro, no sé por qué. Me encanta la lluvia, los días fríos y grises.

Conoce a mi banda pinchando aquí
Soundcloud




























El amargo café que me acompaña,la extraña gente que me llama y me dice “ven acá”.Soleados días fríos que me consuelan, las eternas horas que se quejan y no me dejan analizar.Tu dulce aroma que se queda, la memoria de mis manos en tus mejillas sonrojadas que no veré más.
El despiadado otoño que se asoma,las hojas de los arboles arrancadas por el viento que no perdona, a Rancagua le han quitado la luminosidad.Las calles vacías adornadas por la huella del alevoso paso del viento.Hoy hay otra persona que está siguiendo mis pasos,y tu sombra camina a mis espaldas y no alcanza mi mano en ningún intento. 
Beberé el café que dejamos antes de partir, frío estará, pero no más que el adiós que nos dimos un rojizo atardecer.El cigarrillo que registra la amargura de mis labios,y el humo que disipa tu nombre errado.El libro que un día pretendías terminar leer,te espera hoy paciente, te quiere ver volver.Los sueños que dejaste en mi almohada no quieren desaparecer.Es que no estás.
Vacíos están mis espacios sin ti, vació el lugar que ocupabas para dormir,Vacante quedó la hoja en blanco para otra historia escribir.Pondré entusiasmo y entonces aprenderé de lo que me queda por vivir.Porque no volverás.No volverás. 

El amargo café que me acompaña,
la extraña gente que me llama y me dice “ven acá”.
Soleados días fríos que me consuelan, 
las eternas horas que se quejan y no me dejan analizar.
Tu dulce aroma que se queda, 
la memoria de mis manos en tus mejillas sonrojadas que no veré más.

El despiadado otoño que se asoma,
las hojas de los arboles arrancadas por el viento que no perdona, a Rancagua le han quitado la luminosidad.
Las calles vacías adornadas por la huella del alevoso paso del viento.
Hoy hay otra persona que está siguiendo mis pasos,
y tu sombra camina a mis espaldas y no alcanza mi mano en ningún intento. 

Beberé el café que dejamos antes de partir, 
frío estará, pero no más que el adiós que nos dimos un rojizo atardecer.
El cigarrillo que registra la amargura de mis labios,y el humo que disipa tu nombre errado.
El libro que un día pretendías terminar leer,
te espera hoy paciente, te quiere ver volver.
Los sueños que dejaste en mi almohada no quieren desaparecer.
Es que no estás.

Vacíos están mis espacios sin ti, 
vació el lugar que ocupabas para dormir,
Vacante quedó la hoja en blanco para otra historia escribir.
Pondré entusiasmo y entonces aprenderé de lo que me queda por vivir.
Porque no volverás.
No volverás. 

(Fuente: s-a-di-s-t, vía alguien-raro)

(Fuente: aquars, vía alguien-raro)